Salud – pubococcígeo (II)

Ya hicimos un resumen de los pasos y las ventajas de los ejercicios de Kegel, que buscan reforzar el músculo pubococcígeo. Vamos a centrarnos ahora en el primer paso: “encontrar” el músculo.

Sexo para parejas - ejercicios sexuales

Bueno, vamos a empezar por el caso del hombre. Como comentamos, el músculo pubococcígeo está entre los testículos y el ano, en la zona conocida como perineo. La forma más usual para encontrarlo es cortar la micción: vamos al baño, empezamos a orinar y cortamos el chorro. El músculo que hace esto es el que tenemos que identificar.

Así que durante un tiempo hacemos este ejercicio cada vez que vamos al baño, intentando recordar la sensación. Luego, cuando estemos en privado, nos tocamos el perineo (como el de la siguiente foto) e intentamos repetir esa sensación. Si lo hacemos bien notaremos que el pene da un pequeño saltito.

Sexo para parejas - kegel para hombres

Tenemos que tener cuidado de no confundir este músculo con los de las nalgas o el abdomen. Si no lo tenemos claro pondremos otra mano en cualquiera de estas zonas, y si notamos que los músculos se contraen, lo estamos haciendo mal. Si aún así no conseguimos separar los músculos, podemos intentar cansarlos: hacemos ejercicios del músculo que se esté contrayendo con el pubococcígeo hasta agotarlo (por ejemplo, abdominales), y luego volvemos a intentarlo. Como está cansado, no se contraerá tan fácilmente, y así podremos detectar el pubococcígeo.

Esto es importante: no podemos hacer demasiado ejercicio, porque es un músculo que apenas usamos y está débil, así que si nos pasamos nos va a molestar y no es nada agradable. Si sentimos una quemazón o molestia, lo dejamos por ese día y punto.

 

Sexo para parejas - Kegel para mujeres

Ahora vamos con ellas. En este caso es algo más complicado, porque el músculo no está tan accesible. Por ello es necesario introducir algo en la vagina contra lo que poder hacer fuerza. Así que el proceso es el mismo que en el hombre: cada vez que vamos al baño cortamos el chorro de orina, identificando el músculo que lo hace.

Luego, en privado, nos introducimos un par de dedos en la vagina e intentamos repetir esa sensación. Una alternativa a los dedos son las bolas Ben Wa, pero en esta etapa necesitamos sentir la reacción, así que os recomiendo dejar las bolas para más adelante.

Como en el caso del varón, podemos contraer otros músculos sin querer, especialmente los del abdomen. Si es así, haremos ejercicio con esos músculos hasta cansarlos y atontarlos, y así evitaremos confundirlos.

Sexo para parejas - Ben Wa balls

Y como ya he dicho para los varones, cuidado con pasarse de ejercicio: si notamos quemazón, lo dejamos por ese día y que descanse.

Bueno, para el final de esta etapa deberíamos tener bien identificado el músculo en nuestra cabeza. En la siguiente etapa empezaremos a contraerlo voluntariamente.

Published in: on abril 4, 2011 at 12:15 pm  Comments (1)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://sexoparaparejas.wordpress.com/2011/04/04/salud-pubococcigeo-ii/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. […] orgasmos, y donde hacen mención a los músculos del perineo que hemos comentado en otros posts (1, 2 y […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: